lunes, 9 de junio de 2008

Un astrobiólogo afirma que las últimas noticias de Marte dan evidencias esperanzadoras de que exista vida allí

"Las últimas noticias de las investigaciones en Marte dan evidencias esperanzadoras de que puede existir vida en el planeta rojo". Esto es lo que hoy afirmó el astrobiólogo Ricardo Amils en el curso de verano "En busca del fundamento biológico de nuestra identidad. Diálogos en torno a la clonación y uso de embriones humanos", organizado por la Universidad Pública de Navarra.
Para este experto, hay una "probabilidad estadística muy elevada" de que esto ocurra, ya que "en Marte se dan las condiciones necesarias para que se dé la vida". Además, según lo que explicó, "Marte y la tierra eran muy parecidas en el momento de originarse la vida". Precisó que esta podría encontrarse en el subsuelo más que en la superficie, donde no sería "imposible" pero sí "difícil".
Imagen alojada por servimg.com

Ricardo Amis indicó que las investigaciones que se están llevando a cabo en el río Tinto (Huelva), que tiene condiciones parecidas a las de ese planeta, arrojan luz sobre cómo puede ser la vida en Marte. "Donde parecía que sólo podía haber microbios, hemos encontrado seres tan complejos como las algas y los hongos", comentó, y añadió que "esto abre la caja de Pandora".

En el caso de que hubiera existido vida en Marte, pero no se encuentren evidencias de que la hay todavía, esto "también supondría un gran hallazgo", ya que se podrían estudiar las causas de la desaparición de la vida. Precisamente es en esto en lo que la NASA está muy interesada, y por ello creó el Centro de Astrobiología en España, para aprender de la extinción en otros planetas y aplicarla al caso de la Tierra.

FORMAS DE VIDA

Respecto a qué tipo de vida podría descubrirse en Marte, Amils indicó que serían organismos microscópicos, "pero no por eso dejan de ser vida, aunque la gente no lo tenga en cuenta". Este experto señaló, además, que "de descubrirse vida, lo más probable será que fuera de Marte", lo que, según él, daría el pistoletazo de salida a exploraciones en otros planetas, algo "que ya se está preparando".

Las consecuencias de este hallazgo, causarían, como indicó, un "cambio muy importante, sobre todo en el plano filosófico y en la concepción de las personas sobre ellas", pero comentó que "no incidiría en nuestros hábitos de vida o nuestra manera de vivir, solamente dejaríamos de sentirnos en el centro del Universo".

Respecto a una definición de vida, Ricardo Amils señaló que no se puede definir la vida: "muchos lo han intentado, pero sin resultado". Admitió, sin embargo, que sí se pueden dar unas carcterísticas de las condiciones que dan la vida. "Es necesaria el agua, pero en estado líquido; podría sustituirse por otro solvente, pero no es necesario, porque hay agua por todo el Universo", explicó. "Pero tampoco están claras las condiciones que debe precisar el agua, porque a diferente presión, adquiere diferentes propiedades", precisó.

En el estudio de la astrobiología, los límites en los que no se puede desarrollar la vida tampoco están claros, porque cada vez se encuentran más pruebas de que hay organismos que viven en condiciones muy extremas. Un ejemplo de ello son los microorganismos encontrados en rodas de las profundidades de la Tierra, que se alimentan de la energía de los mimerales.

Como indicó Ricardo Amils, estos organismos no dependen de la radiación social, ya que se albergan en el subsuelo terrestre, lejos de la luz solar. En estas condiciones, algunos científicos consideran que muchos de esos microorganismos son "reliquias del origen de la vida". Sin embargo, su estudio es complicado, porque se carece de los instrumentos necesarios.

Acerca del origen de la vida, este experto explicó que que se está avanzando mucho en este aspecto, por dos líneas de investigación: una, prebiótica, analizando qué elementos químicos dan la vida, y otra, biológica, explorando los ambientes peculiares en los que se da la vida. Para él "cada vez estamos más cerca, sólo hay que encontrar el punto de intersección entre estas dos ramas".

Sin embargo, su ponencia en el curso de verano de la UPNA despertó muchas incógintas, puesto que, desde su punto de vista, no está claro si la vida se originó en la Tierra o en otros planetas. "Hay microorganismos que podrían viajar por el espacio, albergados dentro de meteoritos", comentó, y añadió que "hay probabilidades de que la vida esté viajando por el Universo".

Ricardo Amils, catedrático de Microbiología e investigador asociado del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), quiso hacer una crítica a quienes dicen que es mejor invertir el dinero de la investigación espacial en actividades solidarias. A su juicio, "casi toda la tecnología que se emplea en la actualidad provinen de la investigación espacial, como las telecomunicaciones". Además, para él, el hombre es "un explorador", que quiere "satisfacer su curiosidad sobre qué hay en el Universo y cúal es el papel del hombre en él".